• Rodrigo Bedoya Forno

Triple frontera

“Triple frontera”, de J.C. Chandor, que puede ser vista en Netflix, es una película de aventuras en toda la dimensión que implica el género: vemos a un grupo de hombres que van a un territorio exótico y peligroso a cumplir una misión que se va complicando cada vez más y más, sobre todo debido a su propia codicia. Lejos de cualquier pretensión, lo que plantea el director es sacarle el jugo de la manera más directa al género y sus posibilidades, aprovechando absolutamente todos sus recursos de la manera más generosa posible.


La cinta narra la historia de un grupo de ex militares (Oscar Isaac, Ben Affleck, Charlie Hunnam, Pedro Pascal y Garrett Hedlund) que deciden diseñar una misión para asesinar a un narcotraficante radicado en la espesa selva brasileña y, al mismo tiempo, llevarse todo su dinero. Todos los personajes han formado parte del ejército de EE.UU. y por los ideales que esta institución representa: ellos fueron ‘the best of the best’. Pero ahora sienten que el esfuerzo puesto en esos ideales no ha sido retribuido: están desempleados, haciendo trabajos que no los satisfacen o coqueteando con la ilegalidad. Como los mejores personajes del género de aventuras, se trata de seres incompletos, que deben encontrar un motivo que los haga sentirse de nuevo útiles. Y volverse mercenarios parece ser el único camino.


Y es por eso que deciden eliminar al narcotraficante y quedarse con el dinero: como una retribución por ese tiempo que le otorgaron a la institución y que no ha tenido la debida recompensa. De pronto, las ambigüedades morales de los personajes se convierten en el detonador de toda una serie de situaciones que se van complicando: aquellos que parecían los más firmes e idealistas se dejan llevar por la codicia, y la violencia se va convirtiendo en la mejor arma para defender lo que les queda.


“Triple frontera” plantea un universo de personajes de moralidad ambigua, que van dejando de lado los ideales que alguna vez defendieron para convertirse, poco a poco, en tipos que defienden la ilegalidad contra la que juraron pelear. Y esa pulsión de peligro y de muerte es lo que los va guiando su camino, como si fuera algo mucho más fuerte que ellos. Del mito del héroe americano queda muy poco: tan solo una serie de ideales maltrechos que se vuelven contra los protagonistas.



Otro elementos esencial dentro del cine de aventuras que “Triple frontera” explota tiene que ver con los espacios: el cine de aventuras hace del terreno y de la locación un lugar lleno de trampas y peligros que cobran un protagonismo particular. En este caso, la zona de triple frontera entre Colombia, Brasil y Perú es explotada por Chandor en toda su dimensión: desde los picos Andes que impiden que los personajes avancen por el aire, hasta la selva, con su sudor y sus trochas, pasando por los caminos montañosos que siempre son generadores de peligros. Incluso la casa del narcotraficante y la exploración de la misma otorgan momentos de genuina tensión, basados en un ritmo que permite apreciar los movimientos de los personajes y como se va relacionando con lo desconocido, con los espacios en los que de pronto sientes que el peligro puede estar a la vuelta de la esquina. Hay un imaginario típico del cine de aventuras que es exagerar los rasgos de los lugares que recorren los personajes para aumentar la dimensión del peligro, y la película explota ese recurso al máximo.


J.C. Chandor entiende el cine de aventuras y sabe que los espacios exóticos siempre tienen un costado peligroso. Y es por eso que no se guarda nada: de pronto, cada camino que hacen los personajes implica un peligro de muerte. Cada caminata cansada, cada gota de sudor es usada por el director para generar una película física, que basa su propuesta en movimiento físico y en el cansancio de sus personajes, y en que este se exprese de la manera más directa posible. “Triple frontera” es cine físico, muscular, de esos en los cuales el agotamiento se siente y el camino que siguen sus personajes pesa en cuerpo y alma.


Por eso decimos que “Triple frontera” es una película generosa: usa todos los recursos que tiene a su disposición (la decepción de sus personajes, la complejidad de sus locaciones, lo directo de su puesta en escena, la fuerza de sus momentos de tensión) para crear un cine de aventura, que dialoga directamente con las convenciones y tradiciones del género. Un cine que respira aroma clásico, que no tiene prisas pero que, cuando golpea, lo hace con mucha intensidad.

18 vistas
  • Grey Twitter Icon
  • Grey Instagram Icon
  • Grey Facebook Icon

© Copyright 2019-2020 La Pandilla Salvaje- Todos los derechos reservados.