• Enrique Silva

DESTRUCCIÓN

Violento y áspero policial, "Destrucción" (Destroyer) permite apreciar durante buena parte de su metraje el mejor potencial narrativo de la irregular cineasta Karyn Kusama, responsable entre otras cintas de la interesante "Girlfight" (2000).


Relato cuya puesta en escena pretende ser compleja y no lo es tanto, revela, sin embargo, un temperamento y una rudeza bastante peculiares. Sigue las correrías de una agente a quien errores del pasado atormentan su presente. El no haber podido concluir satisfactoriamente un caso criminal, en el que estuvo estrechamente involucrada junto a un colega que perdió la vida, la ha mellado. La única tarea que se ha propuesto y que gobierna su mente es sellar para siempre ese oscuro episodio, liquidando al responsable de su desgracia.


Los recuerdos de su labor de infiltración asaltan permanentemente a la protagonista y su agitado presente tiene por ahí un punto de quiebre que los espectadores tendrán que adivinar. La realizadora incide con mayor fortuna en las pesquisas y decisiones que la mujer policía lleva a cabo. Por ejemplo, en la visita a la casa del corrupto abogado, el interrogatorio al tullido asaltante o el rastreo para ubicar al malhechor y la persecución de sus cómplices.



Menos convincente resulta su relación con la hija rebelde a quien no logra controlar y, peor aún, el ensimismamiento de la jovencita con un sujeto nada recomendable. Situaciones que no se integran apropiadamente al conjunto narrativo.


Lo fundamental, lo más destacable de la cinta, es la notable presencia -y muy esforzada caracterización, por cierto- de Nicole Kidman. La espigada estrella, con una apariencia tan decadente y de una extrema palidez que la asemeja casi a una moribunda o una zombi, consigue sin ninguna duda una de las mejores interpretaciones de su ya nutrida trayectoria. Bien por ella.

39 vistas
  • Grey Twitter Icon
  • Grey Instagram Icon
  • Grey Facebook Icon

© Copyright 2019-2020 La Pandilla Salvaje- Todos los derechos reservados.