• Rodrigo Bedoya Forno

Capitana Marvel

Actualizado: 12 de mar de 2019

“Capitana Marvel”, nueva entrega del Universo Cinematográfico de Marvel, sigue las aventuras de Vers (Brie Larson), una Kree que pertenece a una unidad de combate espacial, en la guerra que enfrenta a este grupo con los Skrull. El pasado de la guerrera jugará un rol muy importante en el desarrollo de la historia, puesto que veremos cómo la mujer obtiene una serie de poderes que le permitirán volverse una de las superheroinas que pueblan el universo creado por Stan Lee.


Así como ya ha ocurrido en ocasiones anteriores, las adaptaciones cinematográficas de Marvel no dejan de lado algunos de los temas sociales más importantes de hoy, como es el empoderamiento femenino, encarnado por la protagonista. En todo momento, ella se rebela frente a un universo controlado básicamente por hombres: desde sus compañeros en la escuela militar humana hasta sus jefes en el grupo de combate extraterrestre, todos se sienten en la posición de decirle que hacer, qué tan fuerte es y cómo debe desempeñarse. El patriarcado tiene alcance intergaláctico.



Por eso, la película plantea el autodescubrimiento del personaje: su fuerza no solamente está en los poderes obtenidos, sino en darse cuenta de su propio poder y de su propia valía. En ese contexto, el Nick Fury que interpreta Samuel L. Jackson viene a ser un compañero que no juega el rol del mentor, sino más bien de un complemento que, en muchos casos, es más despistado que ella. Aquí no hay relación de padre/hija, sino más bien la química de una ‘buddy movie’, en la que tanto Vers, la Capitana Marvel, como Fury, se van complementando en base a sus carencias.


Pero ese no es el único guiño a nuestros tiempos: además del empoderamiento femenino, tenemos una mirada a la crisis de refugiados, y cómo aquellos que pueden parecer muy distintos resultan cercanos y humanos.


“Capitana Marvel” funciona cumpliendo el libreto de las películas de la saga: las escenas de acción funcionan y transmiten ese carácter juguetón, propio del ‘cartoon’, que sabe entregar las cintas producidas por la factoría Marvel. Pero también es cierto que se extrañan virtudes de otras películas salidas de la misma empresa, y que las hacían más contundentes. Aquí no está el realismo de alto impacto de “Capitán América: soldado de invierno”, o el costado irreverente y juguetón de “Ant-Man” o “Guardianes de la Galaxia”. No encontramos la espectacularidad épica de “Los Vengadores” (la 1 y la 3; la 2 debe ser de lo más flojito de Marvel) o la bienvenida audacia narrativa de “Doctor Strange” y sus juegos con el tiempo. Ni siguiera tenemos la energía furiosa y reivindicativa que le daba a “Pantera negra” un carácter urgente y militante. Nada de eso: aquí la narración sigue una línea predecible, tocando las teclas correctas pero sin ninguna de las particularidades mencionadas en las otras películas, que les daban un interés particular. Ese extra es lo que se termina extrañando en “Capitana Marvel”.

58 vistas
  • Grey Twitter Icon
  • Grey Instagram Icon
  • Grey Facebook Icon

© Copyright 2019-2020 La Pandilla Salvaje- Todos los derechos reservados.